conducir en mal clima

Al mal clima, un buen plan de acción

Spread the love

En cuanto a seguridad vial, Panamá opera bajo un plan de acción que estará vigente hasta finales de esta década. Se trata de un programa diseñado a partir estrategias propuestas por la Organización de las Naciones Unidas para el decenio 2011-2020, cuyo objetivo es reducir en un 50% las muertes causadas por accidentes de tránsito.

Las medidas planteadas a nivel local parten de cifras registradas en años anteriores. Los números hablan de un promedio de 400 personas fallecidas a causa de accidentes de tránsito cada año, y un promedio de 10,500 personas lesionadas anualmente. Estos datos se generan principalmente por conducción a altas velocidades, inobservancia de las normas, falta de uso del cinturón de seguridad, ingesta de bebidas alcohólicas, distracción en el manejo, problemas de infraestructura vial e inconvenientes vehiculares.

Ante las cifras y sus causas, el plan nacional propone una respuesta que se construye con 5 pilares de acción:

– Gestión de la seguridad vial, mediante la coordinación del Consejo Nacional de Tránsito

– Planificación, diseño, construcción y funcionamiento de las vías de tránsito y movilidad más segura

– Mejoramiento continuo de la tecnología de la seguridad pasiva y activa para lograr vehículos más seguros

– Cambio del comportamiento de los usuarios en las vías de tránsito(educación y vigilancia)

– Aumento de capacidad de respuesta a las emergencias y rehabilitación a mediano y largo plazo desde la perspectiva de los derechos humanos

A través de esta medidas, se busca consolidar un sistema de acción que permita reducir la tasa de fallecidos anuales por cada 100000 habitantes en un 15%, y la tasa de accidentes por cada 100000 habitantes en un 43%.

El aporte del conductor

La estrategia nacional propone medidas que se llevan a cabo a través de la gestión de entidades públicas. Para modificar el comportamiento de los usuarios de las vías, se ofrecen programas de educación, capacitación y sensibilización que inducen a la observancia de leyes y a controlar los factores de riesgo. Sin embargo, el aporte inicial del ciudadano puede surgir efectuando acciones concretas y sencillas que respondan al sentido común y al manejo a la defensiva.

Manejar a la defensiva consiste en adelantarse a los movimientos de los otros conductores, a las condiciones del clima, del camino y a no sufrir descomposturas, fallas o mal funcionamiento de los sistemas del vehículo. Para poder estar alerta al conducir, la rutina de manejo puede comenzar con un ritual sencillo, que no le tomará más de 3 minutos. Sentarse, colocarse el cinturón de seguridad, ajustar los retrovisores y sintonizar su emisora favorita antes de colocar las dos manos en el volante, asegura que una vez en movimiento, el conductor no tendrá que atender estas necesidades y podrá estar en total alerta frente a las acciones del resto y a las condiciones de su ruta.

conducir en mal climaAdemás, tome en cuenta los principios básicos que evitan accidentes: no conduzca si ha ingerido alcohol, mantenga su vehículo en óptimas condiciones para evitar daños y arreglos inesperados, y restrinja el uso del celular solo a las pausas en los semáforos.

Procure anticipar las condiciones adversas. Es aconsejable no conducir a las 5am o a las 6pm ya que la luz es indefinida, no corresponde ni al día ni a la noche y por ello las luces no aseguran visibilidad.

Evite salir en su vehículo si hay inundaciones. Si es absolutamente necesario, se aconseja verificar antes de atravesar charcos. Hay que bajarse del auto y tratar de medir hasta dónde llegará el agua. En autos bajos, solo es recomendable cruzar charcos si estos cubren únicamente las llantas. En un vehículo grande, 4×4, camioneta o SUV, el agua será transitable si cubre hasta la mitad de la puerta del vehículo. Si se decide atravesar, se debe entrar en una velocidad constante que no sea rápida ni lenta. Si se siente que el golpe de agua lleva a una pérdida de viada, hay que acelerar un poco pero no al extremo que el agua se levante y moje los componente eléctricos. Si en el camino se encuentra algún obstáculo, hay que dar retro sin temor a que el escape se llene de agua. Este expulsa gas y eso impide que el agua entre, siempre y cuando se mantenga una velocidad constante. Si se para o apaga el auto, habrá inconvenientes.

Fuente: Curso de capacitación dictado por Proauto.